Que pasa si un niño ingiere mercurio de un termometro

En el hospital es bastante frecuente ver casos de niños que ingieren objetos extraños o peores aun sustancias que pueden ser toxicas, esto acontece principalmente en niños pequeños, es ahi donde toma sentido aquello de "no lo deje al alcance de los niños", aunque parece una advertencia muy lógica, es necesaria porque aun con ella pasaran casos donde los niños juegan con cosas que no deberían por su peligrosidad de ser ingeridos.




El mercurio es uno de estos materiales tóxicos, en principio el mercurio es un metal, se caracteriza por estar en estado líquido a temperatura ambiente a diferencia de los otros metales, aunque no muy frecuente, llegan casos donde niños tras jugar con un termómetro terminan quebrándolo y empiezan a jugar con la parte liquida que es el mercurio, tras hacerlo terminan probando e ingiriendo parte de este.

Ingerir mercurio (consecuencias)



El mercurio por si mismo es toxico sin importar que la cantidad ingerida sea poca, por eso mismo los termómetros que lo contienen se han ido reemplazando en entornos clínicos, de hecho no es necesario ingerirlo por vía oral para que sea peligroso, este metal tiene la particularidad de que puede ser absorbido por la piel, además sus vapores también pueden ser inhalados.
Las principales afecciones son al sistema nervioso central y a los riñones, estos problemas se dan por acumulación, de tal forma que también significa que el riesgo de sufrir una enfermedad por la ingesta de mercurio es proporcional a la cantidad ingerida.

¿Qué hacer si un niño ingiere mercurio?

La recomendación es que si está seguro que su hijo ha ingerido mercurio acuda al centro médico para dar el reporte y que el medico decida si iniciar una terapia de quelación, además evaluar pasados unos días los posibles efectos tóxicos dentro de su organismo. Si sospecha que quizá su hijo no lo ha ingerido, pero jugaba con él, el solo hecho de tocarlo por una vez no significa un riesgo mayor y esto le puede hacer tomar la decisión de no acudir al centro médico, en tal caso conviene que a pesar de ello esté atento a la aparición de cualquier posible síntoma.

Los principales síntomas que se pueden presentar en el momento o con el paso de los días son mareos, náuseas, alucinaciones (en casos graves).
Algunos peces acumulan significativas cantidades de mercurio, principalmente los peces que se alimentan de otros peces como el atún, por eso se han creado controles para identificar en que zonas los atunes contienen baja cantidad de mercurio y por tanto son seguros para la salud.


Universo para niños - Derechos reservados 2020