Que pasa si un niño se traga un diente?
Aunque existen varios motivos por los cuales un niño puede tragarse un diente que van desde haberse quebrado parte del diente y tragar solo un segmento del diente, un diente flojo que durante la noche termina desprendiéndose y no se encuentra por ninguna parte de la cama, también está el caso de los niños que comiendo caramelos, algún tipo de alimento envolvente se les desprende el diente que estaba aflojado y terminan ingiriéndolo.




Es lógico pensar que existe un riesgo porque después de todo los dientes no deberían de tragarse y de ser necesario para evitar esto se intentan extraer con un poco de anterioridad cuando el diente se va a desprender.

¿Qué pasa cuando el niño termina tragándose algún diente?

En principio si el diente es una pieza entera y aunque podemos pensar que puede terminar rasgando las paredes estomacales, el esófago o algún intestino, es poco posible que esto acontezca lo usual es que el niño termina excretando de manera natural el diente, si sigue su curso natural tampoco le va a producir dolores abdominales, en otras palabras el niño no corre un riesgo mayor.

Por el contrario, si el niño se traga parte del diente es posible que este termine haciendo algunos cortes en su garganta mientras va bajando, estos cortes son menores pero suelen producir bastante dolor y dificultades para tragar en el niño, en este caso la dieta del niño tendría que cambiarse entre uno a dos días para que se le haga más fácil deglutir sin dolor, dándole alimentos suaves.

¿Qué hacer si un niño se traga una muela o diente?




Puesto que lo más habitual es que el niño la excrete sin problemas lo único que hay que hacer es esperar a que esto acontezca, en todo caso la recomendación es que los padres se mantengan alertas a la posible aparición de algún síntoma que indique que se ha quedado pegado a su paso aunque esto sea poco posible, este consejo es solo por motivo de precaución.

Los posibles síntomas son los siguientes:

Dolor abdominal
Dificultad para tragar
Fiebre
Heces de color negro muy obscuro
Náuseas y vómitos persistentes

Si su hijo tras haberse tragado una pieza dental por accidente presenta alguno o varios de estos síntomas la recomendación es que acuda al centro de salud para explicar lo acontecido en detalle, tras conocer las características del evento le indicaran que todo está bien descartando un problema o le dispondrán para realizarle exámenes específicos.
¿Sabias que...?
Se recomienda que el dentista selle las muelas permanentes de los niños tan pronto estas salen con el objetivo de volverlas más resistentes contra las caries, de esta forma puede mantenerse su salud durante un par de décadas más de lo usual.


Universo para niños - Derechos reservados 2020